Buscar este blog

Cargando...

domingo, 20 de junio de 2010

MARCO TEÓRICO

Antecedentes de Investigación:
El controlarse la hipertensión arterial, siempre se asocia a personas de avanzada edad, pero a medida que pasa el tiempo es desalentador ver como esta enfermedad ya está prevaleciendo cada vez más en los jóvenes, a esto se le llama hipertensión precoz.
Los jóvenes también pueden tener hipertensión arterial, de hecho, recientes estudios han demostrado que un 20% de los hipertensos son adolescentes o adultos jóvenes. Aunque muchos casos de hipertensión no se diagnostican hasta después de los 60 años, la mayoría se desarrolla antes de los 45. Esta patología se manifiesta por el aumento de las cifras de la presión arterial diastólica (la baja), es decir, la fuerza con la que el corazón bombea la sangre. En estos casos, ?la subida de la diastólica, debido a un aumento de las resistencias periféricas (la sangre viaje por las arterias a una presión mayor que la deseable para la salud) genera una daño sobre los órganos diana, como el corazón, el riñón y el cerebro, tal y como ha explicado la doctora Empar Lurbe, Jefa del Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario de Valencia en su intervención durante la XII Reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión y Liga Española contra la Hipertensión Arterial.
Causas de la hipertensión precoz

1. Las enfermedades renales, ya que cuando los riñones funcionan mal segregan enzimas que provocan una vasoconstricción que eleva la presión sanguínea.
2. Los factores de riesgo que ocupan el segundo lugar son los malos hábitos de vida (sedentarismo, obesidad y mala alimentación) y el estrés. Estos últimos factores son prácticamente dominantes en los casos de hipertensión en jóvenes.

La hipertensión se trata, no se cura

En la mayor parte de los casos de hipertensión presentados en jóvenes, ésta puede controlarse sin medicación, modificando los malos hábitos de vida.

Dieta: Se aconseja que la alimentación sea lo suficientemente nutritiva y sana para evitar o controlar la hipertensión. Debe estar integrada por lácteos descremados, carnes magras, huevo (prefiriendo la clara), y abundantes verduras y frutas. Disminuir el consumo de azúcar, grasas y, sobre todo, de sal. Para ello es conveniente evitar comidas como las conservas, los alimentos precocinados y los embutidos. También debe eliminarse el consumo de alcohol, tabaco y bebidas gaseosas.
Poca sal: Un consumo adecuado de sal facilita una correcta digestión, mantiene el nivel de líquidos y proporciona la cantidad necesaria de minerales al organismo. Sin embargo, cuando se exceden las cantidades recomendadas (no más de 5 gr. de sal por día), algo muy habitual ya que las cifras de consumo medio son de 12 a 14 gr., el riesgo de padecer hipertensión se eleva y se favorece la retención de líquidos.
Ejercicio: La prescripción de un programa de ejercicio físico adaptado a las necesidades del paciente como complemento al tratamiento antihipertensivo o bien como sustitución, puede ayudar a controlar las cifras de presión arterial en los pacientes hipertensos y a prevenir este factor de riesgo cardiovascular en la población general. Se recomienda un tipo de actividad en la que el paciente ejercite la mayor parte de sus músculos, de manera que alcance un gasto energético entre el 40-60% de su consumo máximo de oxígeno, por lo que el ejercicio físico más recomendado sería caminar a paso ligero o la carrera suave. Además, la actividad física muestra efectos beneficiosos en la prevención de otras enfermedades ligadas al riesgo cardiovascular como la obesidad, la hipercolesterolemia y la diabetes.
Publicación: Jóvenes e hipertensión, una relación que se estrecha.
Por: Doctora Empar Lurbe, Jefa del Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario de Valencia en su intervención durante la XII Reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión y Liga Española contra la Hipertensión Arterial.

Fecha: Publicada el 01/03/2007
Esta publicación la consideramos una base importante en nuestra investigación ya que nos informa de la prevalencia de hipertensión y nos hace concientizar de la magnitud del problema, explicando las causas, los factores de riesgo y la forma de tratar esta enfermedad los cual son antecedentes de vital importancia para la investigación que realizaremos.
Para complementar la información ya obtenidas de fuentes bibliográficas realizaremos una investigación en terreno, efectuando encuestas a estudiantes universitarios se dispondrá de tres semanas para realizar esta investigación y de una tarde completa para efectuar dicha encuesta de donde obtendremos información como: Cuanta comida chatarra consumen diariamente, si mantienen actividad física o prevalece el sedentarismo, la cantidad de consumo de alcohol que ingieren semanalmente, la cantidad de tabaco diario, frecuencia de consumo de frutas y verduras tomando en cuenta los indicadores que puedan influir también en esta enfermedad como son nivel socio económico, situación sicología y situación familiar etc. Esta encuesta se realizara a los estudiantes de enfermería de la Universidad Central.
La reseña organizacional:
Nosotros como equipo de investigación y como estudiantes de enfermería de la Universidad central de Chile, hemos decidido abordar como tema de interés en esta investigación, la hipertensión arterial en estudiantes universitarios, especialmente en alumnos de jornada diurna, que serán nuestra población a investigar, ya que de alguna manera pueden ser más propensos a desarrollar esta patología, debido a los hábitos que en general son parte de su vida cotidiana.
De esta manera veremos hábitos alimenticios, actividad física, consumo de drogas y/o alcohol, entre otros que va ligado directamente a los factores de riesgo que conlleva la hipertensión arterial y de que manera se puede solucionar este problema.

Operacionalización de las variables:
1. Hábitos alimenticios: Los hipertensos encuentran en riesgo de sufrir problemas cardiovasculares y un cambio de hábitos alimenticios puede colaborar a evitarlos.

2. Consumo de drogas y/o alcohol: El consumo moderado de alcohol (un vaso de vino al día en las comidas) puede ser beneficioso, pero si es excesivo provoca el incremento de la presión arterial y otras alteraciones perjudiciales el corazón y otros órganos.
3. Actividad física: Las actividades físicas aeróbicas de intensidad moderada son las más adecuadas para disminuir la presión arterial. Entre ellas se encuentra caminar a buen paso, correr, nadar, utilizar la cinta rodante o la bicicleta estática. Escoja las actividades que le resulten más sencillas y agradables y practíquelas regularmente.

4. Etc: Variantes que se presenten a medida que se realice la investigación.
Las bases legales:

“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial, la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios” Párrafo 1. Artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por esto es que averiguamos si la salud publica cubría los problemas de hipertensión arterial en los jóvenes y en el listado de las enfermedades cubiertas por el AUGE (acceso universal a garantías explicitas) si está contemplada esta enfermedad en personas mayores de 15 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada